Con la colaboración de:

Nos complace como miembros de la comunidad educativa y técnica en los apartados de las emergencias, presentar un trabajo con el que acercar a los intervinientes que participan en este tipo de situaciones, al conocimiento y la necesidad de hacer seguras las emergencias mediante la detección, identificación y monitoreo de aquellos contaminantes que puedan afectar y poner en peligro nuestras vidas o la de aquellos ciudadanos a los que servimos.

Sus autores, con todo el rigor, hacen una propuesta didáctica para la enseñanza de la utilización de estos equipos en las emergencias que intervengan.

El trabajo queda estructurado en tres grandes bloques y una serie de anexos. Aunque las tres partes están focalizadas sobre la detección, identificación y monitoreo, la primera parte se centra en la detección de sustancias químicas, la segunda en la detección sustancias biológicas y la tercera en la detección de sustancias radiológicas. Finalmente, se agregan seis anexos sobre fichas de utilización de los diferentes equipos de detección según ejemplos de algunos siniestros típicos: incendio en viviendas, colapsos de construcciones, rescate en pozos, fugas de gas en interiores y vía pública y rescate en accidentes de tráfico.

Debido al gran número de equipos y modelos existentes, no es posible entrar a la descripción de cada uno de ellos, por lo que enumeran las diferentes tecnologías que éstos utilizan, así como el cometido para el que se emplean.

Se trata de una aportación fruto de una reflexión y de un riguroso debate técnico por cada uno de los componentes de este GT10, destacando no sólo la unidad entre ellos, en lo que a este trabajo se refiere, sino además su actualización técnica profesional.

El rigor en su desarrollo, y el carácter abierto y flexible que están en la base de su concepción, son buenos aliados para que se lleven a cabo las propuestas de esta guía operativa. Nuestro agradecimiento y felicitación, desde el grupo profesional que forman los diferentes grupos de trabajo de los workshops de riesgos tecnológicos.

 

Enrique Martínez Pavón